fbpx
Viva Campaña
160x600skyscraper_APP RADIO
160x600skyscraper_APP RADIO

Qué medicinas no debes mezclar con alcohol

Éxito Noticias, 8 de enero 2023.- Hay varias ocasiones para relajarse con una bebida alcohólica, como cuando disfrutamos con amigos o celebramos un día especial, pero si estás tomando ciertos medicamentos mientras bebes alcohol, esto puede afectar tu cuerpo de varias maneras.

Beber alcohol con algunos medicamentos significa que es posible que la medicina no funcione tan bien, con otros, corres el riesgo de una sobredosis potencialmente mortal.

Después de tomar un medicamento, este viaja al estómago, desde allí, el cuerpo lo transporta al hígado, donde el fármaco se metaboliza y se descompone antes de entrar en el torrente sanguíneo.

Cada medicamento que tomas se proporciona en una dosis que tiene en cuenta este proceso en el hígado.

Exito-Sports-Banner-1522×251

Cuando bebes alcohol, este también se descompone en el hígado y puede afectar a la cantidad de medicamento que pasa a la sangre.

Algunos medicamentos se metabolizan más, y eso puede significar que no llega al torrente sanguíneo una cantidad suficiente como para ser efectivos, algunos medicamentos se metabolizan menos.

Esto significa que obtienes una dosis mucho más alta de lo previsto, lo que podría provocar una sobredosis.

1. Medicamentos + alcohol = somnolencia, coma, muerte

Beber alcohol y tomar un medicamento que deprime el sistema nervioso central para reducir la agitación y la estimulación puede tener efectos añadidos.

Juntos, estos pueden hacer que te sientas más somnoliento, ralentizar la respiración y el ritmo cardíaco y, en casos extremos, provocar el coma y la muerte.

Estos efectos son más probables si consumes más de un medicamento de este tipo.

Los medicamentos a tener en cuenta incluyen aquellos para la depresión, la ansiedad, la esquizofrenia, el dolor (excepto el paracetamol), los trastornos del sueño (como el insomnio), las alergias y los resfriados y la gripe.

Es mejor no beber alcohol con estos medicamentos o mantener el consumo de alcohol al mínimo.

2. Medicamentos + alcohol = más efectos

Mezclar alcohol con algunos medicamentos aumenta el efecto de esos medicamentos.

Un ejemplo es la pastilla para dormir zolpidem, que no debe tomarse con alcohol.

Los efectos secundarios raros, pero graves, son un comportamiento extraño mientras se duerme, como comer mientras se está dormido o caminar dormido, que son más probables con el alcohol.

3. Medicamentos + cerveza artesanal o casera = presión arterial alta

Algunos tipos de medicamentos solo interactúan con algunos tipos de alcohol.

Los ejemplos incluyen algunos medicamentos para la depresión, como la fenelzina, la tranilcipromina y la moclobemida, el antibiótico linezolid, el medicamento contra el Parkinson selegilina y el medicamento contra el cáncer procarbazina.

Estos llamados inhibidores de la monoaminooxidasa solo interactúan con algunos tipos de cervezas boutique y artesanales, cervezas con sedimento visible, cervezas belgas, coreanas, europeas y africanas, y cervezas y vinos caseros.

Estos tipos de alcohol contienen altos niveles de tiramina, una sustancia natural que normalmente el cuerpo descompone y que normalmente no causa ningún daño.

Sin embargo, los inhibidores de la monoaminooxidasa evitan que el cuerpo descomponga la tiramina.

Esto aumenta los niveles en el cuerpo y puede hacer que la presión arterial se eleve a niveles peligrosos.

4. Medicamentos + alcohol = efectos incluso después de dejar de beber

Otros medicamentos interactúan porque afectan la forma en que el cuerpo descompone el alcohol.

Si bebes alcohol mientras usas estos medicamentos, puedes sentir náuseas, vómitos, enrojecimiento de la cara y el cuello, dificultad para respirar o mareos, el corazón puede latir más rápido de lo normal o la presión arterial puede bajar.

Esto puede ocurrir incluso después de suspender el tratamiento y luego beber alcohol.

Por ejemplo, si estás tomando metronidazol, debes evitar el alcohol tanto mientras usas el medicamento como durante al menos 24 horas después de dejar de tomarlo.

Un ejemplo de cómo el alcohol cambia la cantidad del medicamento o sustancias relacionadas en el cuerpo es la acitretina.

Este medicamento se usa para tratar afecciones de la piel como la psoriasis grave y para prevenir el cáncer de piel en personas que han tenido un trasplante de órganos.

Cuando tomas acitretina, se transforma en otra sustancia, etretinato, antes de que se elimine del cuerpo.

El alcohol aumenta la cantidad de etretinato en el cuerpo.

Esto es especialmente importante ya que el etretinato puede causar defectos de nacimiento.

Para evitar esto, si eres una mujer en edad fértil, debe evitar el alcohol mientras usa el medicamento y durante dos meses después de dejar de tomarlo.

Mitos sobre el alcohol y las medicinas: alcohol y control de la natalidad

Uno de los mitos más comunes sobre los medicamentos y el alcohol es que no se puede beber mientras se usa la píldora anticonceptiva.

En general, es seguro usar alcohol con la píldora, ya que no afecta directamente la eficacia en lo que respecta al control de la natalidad.

Pero la píldora es más efectiva cuando se toma a la misma hora todos los días.

Si estás bebiendo mucho, es más probable que se olvide.

El alcohol también puede hacer que algunas personas sientan náuseas y vómitos.

Si vomitas dentro de las tres horas después de haber tomado la píldora, no funcionará. Esto aumenta el riesgo de embarazo.

Las píldoras anticonceptivas también pueden afectar tu respuesta al alcohol, ya que las hormonas que contienen pueden cambiar la forma en que su cuerpo elimina el alcohol.

Esto significa que puedes emborracharte más rápido y permanecer borracho por más tiempo de lo normal.

Alcohol y antibióticos

Luego está el mito de no mezclar alcohol con ningún antibiótico.

Esto solo se aplica a metronidazol y linezolid.

De lo contrario, generalmente es seguro usar alcohol con antibióticos, ya que el alcohol no afecta su eficacia.

Pero si puedes, es mejor evitar el alcohol mientras tomas antibióticos.

Los antibióticos y el alcohol tienen efectos secundarios similares, como malestar estomacal, mareos y somnolencia.

Usar los dos juntos significa que es más probable que tengas estos efectos secundarios.

El alcohol también puede reducir tu energía y aumentar el tiempo que te toma recuperarte.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.