fbpx
Alianza POrtada
160x600skyscraper_APP RADIO
160x600skyscraper_APP RADIO

Una especie carnívora de abejas evolucionó hasta obtener un diente extra y un intestino similar al de los carroñeros

Éxito Noticias, 24 de noviembre de 2021.- Cuando hablamos de abejas por lo general pensamos en campos cubiertos de flores donde estos insectos encuentran su alimento. Y es cierto para casi todas las especies, salvo un grupo de las llamadas abejas buitre, también conocidas como abejas carroñeras.

Se caracterizan por no poseer aguijón y alimentarse de trozos de carne de cadáveres en las selvas tropicales, de ahí su nombre.

Fiesta 10 Años

Un equipo de biólogos estadounidenses de la Universidad de California en Riverside (UCR) viajó hasta Costa Rica para estudiar a esta especie de la que aún se desconocen muchos aspectos, descubriendo que las abejas buitre habían desarrollado un diente extra y un intestino que se parece más al de animales carroñeros, según un comunicado de la institución.

Probablemente debido a la intensa competencia por el néctar y el polen, estas abejas han desarrollado la capacidad de comer carne, sugiere el estudio publicado en la revista mBio de la Sociedad Estadounidense de Microbiología.

Dado el cambio radical en la dieta de estos insectos, sus cuerpos también sufrieron modificaciones, señalan los expertos. En los intestinos de la mayoría de especies de abejas se hallan los mismos cinco tipos de bacterias principales, que no han cambiado durante 80 millones de años de evolución. Pero el microbioma de las abejas buitre se asemeja más al del sistema digestivo de las hienas y otros carroñeros, explicó Quinn McFrederick, entomólogo de la UCR.

“El microbioma de las abejas buitre está enriquecido en bacterias amantes de los ácidos. Son bacterias nuevas que sus parientes no tienen”, comentó el especialista.

Fiesta 10 Años

“Estas bacterias son similares a las que se encuentran en los buitres reales, así como en las hienas y otros animales carroñeros, presumiblemente para ayudar a protegerlos de los patógenos que aparecen en la carroña”, señaló.

Curiosamente, los científicos notaron que la miel de abejas carnívoras es comestible y dulce. Los insectos almacenan la carne en cámaras selladas en la colmena cerradas durante dos semanas antes de acceder a ellas. “Estas cámaras están separadas de la zona donde se almacena la miel”, explicó Jessica Maccaro, coautora del estudio.

Los científicos concluyeron que un estudio más profundo de las abejas buitre podría proporcionar información valiosa sobre el papel del microbioma en los cambios “extremos” de la dieta.

/RT

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.