fbpx
160x600skyscraper_Cascada1
160x600skyscraper_APP RADIO

Madre adicta a la cocaína mata a su bebé metiéndola en agua hervida

Éxito Noticias, 20 de noviembre 2020.- El pasado 6 de marzo, Katie Crowder, de 26 años, quemó a su hija de 19 meses con agua hirviendo hasta dejarla morir. La niña permaneció gritando de dolor durante al menos una hora sin que su madre, consumidora de cocaína, le ayudara y falleció poco tiempo después de ingresar en el hospital. 

Según ha explicado ‘Daily Mail’, la pequeña Grace llegó al centro médico con quemaduras severas en el 65% de su cuerpo. 

Tras el desgarrador acontecimiento, la progenitora fue acusada de asesinar a la menor en su casa de Mansfield, Reino Unido, y de no auxiliarla antes de trasladarla a la casa de sus padres. 

300x300alianza2

Katie Crowder le dijo a la policía que había dejado a la niña sola porque había estado «limpiando un desastre del perro» y que cuando volvió encontró a Grace boca abajo en el baño junto al cubo de la fregona. 

El abogado defensor de la mujer explicó durante la celebración de la primera vista del juicio que tras descubrir a la pequeña en el agua y ver que no reaccionaba, limpió el desastre que había provocado y la llevó a casa de sus abuelos maternos gritando que la menor estaba muerta. «Entró en pánico», señaló el letrado. 

Cuando la madre de Crowder le preguntó que «qué diablos había hecho», ella simplemente respondió que no lo sabía y que se había encontrado a la menor así. 

Sin embargo, esta explicación fue rebatida por la fiscal, Sally Howe, quien confirmó que «Grace Crowder fue asesinada por un acto deliberado e ilegal de su madre».

Katie Crowder junto a su hija Grace

La investigación que realizaron las autoridades concluyó que la pequeña había gritado «enérgicamente» durante una hora. «No fue una muerte repentina. Murió al cabo de una hora».

Además, destacó que encontraron una gran cantidad de cocaína en la sangre de Katie Crowder cuatro horas después de la muerte de la niña, lo que supuso la confirmación de que la mujer se encontraba drogada antes de que falleciera. 

También dijo que la acusada había hecho algunos comentarios despectivos sobre su hija con anterioridad. «Necesito llevarla a la guardería, nunca tengo un descanso».

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.