160x600skyscraper_Cascada1
160x600skyscraper_AYMARA

EEUU teme que las celebraciones del 4 de julio extiendan el virus

Éxito Noticias, 4 de julio 2020. – El país volvió a batir otro récord este jueves, con más de 53.000 contagios detectados en tan solo 24 horas. Jornada tras jornada, este hito se ha ido superando, día tras día.

El repunte se relaciona con el relajamiento que se produjo a partir del 25 de mayo, conmemoración dedicada a los caídos. El incremento se ha certificado en 45 de los 50 estados. Ya hay cerca de 2,8 millones de infectados y se rondan los 129.000 difuntos.

Las autoridades sanitarias temen que la situación se agrave con el festejo del 4 de julio, con fiestas en lugares cerrados, servicios religiosos y encuentros familiares.

“La cosa más patriótica que se puede hacer este año es celebrar en el hogar, no salir”, afirmó el doctor Peter Beilenson, director del departamento de Sanidad en el condado de Sacramento, la capital de California. En diez días han detectado 1.000 casos de coronavirus en esa zona, por 2.000 en las 18 semanas precedentes.

300x300alianza2

Trump se monta un festejo masivo en el monte Rushmore mientras la pandemia sigue disparada

California, que fue un estado puntero en la lucha contra la pandemia, ha visto como los logros se desvanecían tras la reapertura de los negocios, en especial de bares y restaurantes. El estado del oro es uno de los que sufre uno de los mayores incrementos, con 6.000 positivos diarios.

El gobernador Gavin Newson ha dado marcha atrás a la autorización de servir en el interior de bares y restaurantes.

Florida, Arizona y Texas son otros de los territorios en los que el patógeno ha regresado.

“No hay nada más patriótico que actuar protegiendo las vidas de todos en nuestro país”, remarcó en un comunicado Carlos Giménez, alcalde de Miami-Dade County, donde han certificado 1.200 nuevos casos cada día. Giménez ha prohibido a los restaurantes servir comida y alcohol a partir de la medianoche. A lo largo de este fin de semana, las piscinas de los hoteles cerrarán a las ocho de la tarde y no habrá venta de alcohol antes de las once horas y después de las 20.

Florida contabilizó el hito de 10.000 casos en un solo día. En Arizona y Texas se enfrentan a un posible colapso hospitalario.

“Los americanos entramos en este fin de semana del 2020 humillados como casi nunca antes. Teníamos un proyecto colectivo este año y este era aplastar la Covid-19 y hemos fallado”, escribe David Brooks en su columna del The New York Times .

¿Qué hace el presidente Donald Trump? Pues cogió el avión y se fue este viernes al monte Rushmore, en el que están esculpidos los rostros de los presidentes George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Theodore Roosevelt.

Trump se montó una verbena con discurso y fuegos artificiales. La previsión es que asistieran 7.500 personas. Kristi Noem, gobernadora republicana de Dakota del Sur y ferviente trumpista, será una de las asistentes. Noem aseguró que “no se requerirá distancia social y el uso de la máscara será opcional”.

Esta visita ha provocado controversia tanto desde el punto de vista ambiental, como de respeto a los nativos americanos (ese terreno es sagrado) y por la carencia absoluta de cuidado por la salud de los estadounidenses.

Steve Allender, el alcalde conservador de Rapid City, la ciudad más cercana a ese monumento, pronosticó que después habrá un incremento de contagios.

“Habrá miles de personas, hombro con hombro, y no se van a perder el evento porque tosa este viernes o el día anterior”, declaró.

“El presidente Trump no piensa en las familias, solo piensa en si mismo”, lamentó el congresista demócrata Lloyd Doggett.

Pero sucede que Trump insiste en ningunear la pandemia, como si no fuera con él. “Hay un incremento del coronavirus porque haces test de forma masiva, muchos más y mejor que cualquier otro país”, tuiteó. “Esta es una buena noticia pero aún es mejor que el ratio de muertes ha bajado. Los casos afectan a los jóvenes que se recuperan fácilmente”, insistió, pasando de los expertos.

“Es que no vamos en la buena dirección”, reiteró este jueves el epidemiólogo Anthony Fauci, uno de los responsables médicos de la Casa Blanca. “Hemos tenido una semana perturbadora”, añadió. Fauci avisó que el coronavirus ha mutado, de manera que el patógeno se transmite más rápida. “No estamos bajando la curva en este momento”, remarcó el doctor Brett Giroir, coordinador del equipo de test del Gobierno.

(La Vanguardia)

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.